Los Guardianes (recopilatorio)

Introducción

Los Guardianes son la segunda raza no humana del universo de Elite:Dangerous, después de los Thargoides. Se trata de una raza humanoide, extinta hace aproximadamente dos millones de años, cuyas primeros restos (denominados comunmente Antiguas Ruinas) fueron descubiertos en el sistema Synuefe XR-H D11-102, el 27 de octubre de 3302 por el Comandante XDeath.

Posteriormente a este descubrimiento, el Ingeniero Ram Tah comenzó a recopilar en su base del sistema Meene datos escaneados desde diversos elementos tecnológicos presentes en las ruinas, y aún activos, dando comienzo el 10 de enero de 3303 a un ambicioso programa de desencriptación y traducción para lo que solicitó la colaboración de todos los Comandantes de la Burbuja.

Los datos así obtenidos, y provenientes tanto de las Antiguas Ruinas como de las Estructuras Guardianes descubiertas en los meses posteriores, han proporcionado hallazgos muy importantes en relación con la historia, cultura, especie y civilización Guardián.

 

Historia según los registros descifrados encontrados en las ruinas guardianes.

De acuerdo con los diversos registros hallados en las ruinas guardianes esparcidas por innumerables mundos, y que han sido descifrados por el ingeniero Ram Tah, la historia de los Guardianes parece estar dividida en varios periodos o eras:

Era Antigua 

Los Guardianes vivían y cazaban en junglas de clima tropical, desarrollando una estructura social de tribu de características nómadas que, con el desarrollo de su lenguaje de signos y vocal, se convirtieron rápidamente en grandes cazadores, escalando hasta lo más alto de la cadena alimenticia de su planeta natal. Durante esta Era parece que ocurrió un evento de proporciones cósmicas, posiblemente el choque devastador de un asteroide contra la superficie del planeta, ocasionando un evento de extinción masiva similar al que supuso la desaparición de los dinosaurios en la Tierra. la diferencia con este caso radicó en que los Guardianes eran una especie inteligente que supo sobrevivir a los desastres naturales que acompañaron a ese evento así como a los cambios en la climatología por lo que, en contra de lo que hubiera sido lógico pensar, sobrevivieron a esta más que probable extinción.

Después de haber evolucionado para vivir en un ambiente tropical, los Guardianes no estaban adaptados para poder hacerlo en un ambiente repentinamente más frío, pero su inteligencia les permitió adaptarse mejor que otras criaturas de su entorno mediante la construcción de refugios primitivos con plantas. Debido a su inteligencia, los Guardianes se adaptaron pronto a la nueva situación, lo cual les llevó a una rápida evolución tecnológica necesaria para su supervivencia como especie. En esta época se desarrollaron herramientas que permitieron la construcción de imponentes refugios que les protegían de las terribles inclemencias atmosféricas existentes.

Después de un cierto tiempo, las numerosas tribus desperdigadas por el planeta comenzaron a formar núcleos permanentes, surgiendo los primeros pueblos y primitivas ciudades, empezando también una tímida cría de animales domésticos. El arte, la música, la danza y el teatro tuvieron en esta época un rápido desarrollo, convirtiéndose en referentes culturales de la civilización Guardián para posteriores Eras. Los Guardianes no desarrollaron instrumentos musicales, pero sí cantaban y hacían percusión con sus extremidades y ciertos movimientos corporales. El baile y la danza se consideraban tabú, no obstante lo cual eran practicados por los jóvenes, quizá como una forma de rebelión juvenil, por lo que era tolerado y considerado una parte de su desarrollo.

Era Tecnológica

Con la creación de enclaves que luego se convirtieron en pueblos y ciudades, se puso fin a la Era Antigua. Los menores eran aleccionados para emprender viajes hacia los territorios de otros clanes, como parte de sus tradiciones y de su formación. Muchos de estos primitivos asentamientos tenían un diseño muy estético, especialmente en todo lo concerniente a su simetría. Diferentes clanes comenzaron a investigar en métodos de desarrollo de tecnologías y, como resultado de ello, se fue creando una cierta desigualdad entre clanes, al existir unos más fuertemente avanzados tecnológicamente que otros. La famosa tecnología de escudos de los Guardianes se desarrolló en un momento relativamente temprano de su historia, siendo efectivos no solo contra proyectiles y armas caloríficas de uso personal, sino que incluso llegaron a ser capaces de proteger ciudades enteras.

Al principio, cuando la diplomacia fracasaba en las relaciones entre algunos clanes, y el conflicto era inevitable, este se resolvía con la lucha entre los Campeones designados por cada clan en disputa, pero pronto algunos clanes rompieron con esta tradición y optaron por realizar ataques en masa contra el rival, táctica ésta que continuaría durante varios siglos hasta la llegada de la Era Moderna. Comenzó una carrera armamentística entre los diferentes clanes, muchos de los cuales comenzaron a desarrollar también armas biológicas y contramedidas contra las mismas. En esta época se suspendieron las medidas de control de la natalidad que eran habituales hasta entonces, en un intento de compensar las numerosas pérdidas que se producían en los duros combates.

Aunque las armas preferidas eran las de tipo biológico, lo cierto es que algunos clanes dirigieron sus esfuerzos hacia la ingeniería genética. El resultado de esta experimentación fue la creación de criaturas expresamente diseñadas para utilizarlas en combate y acabar con cualquier tipo de fuerza enemiga, práctica que se mantendría hasta bien avanzada la Era Moderna. Las primeras naves aéreas se desarrollaron en este momento, así como los primeros ordenadores, siendo destinados a mejorar los ataques biológicos. La computación orgánica se probó pero sin mucho éxito, por lo que se relegó a meras tareas secundarias tales como la biomonitorización, aunque más uso se dió a los organismos biológicos desarrollados bajo la forma de nano-bots o nano-organismos.

Era Moderna

Durante estos disturbios y enfrentamientos civiles, varios clanes del norte del planeta emergieron como fuerzas dominantes, uniéndose en un único bloque y luchando para restaurar la paz y poner punto y final a los conflictos que se habían producido durante cientos de años, dando comienzo a lo que se denominó la Era Moderna. En este momento de la historia Guardían, y puede que incluso durante la Era Tecnológica anterior, una oscura especie alienígena interestelar denominada Thargoide, estaba colonizando muchos mundos con lo que posteriormente se ha conocido como “Percebes”, con el fin de reclamar estos sectores del espacio en un futuro, tras lo cual desapareció y no volvió a dar señales de vida durante al menos dos mil años…

Durante los siguiente milenios, las ciudades-estado de los Guardianes crecieron en población y desarrollo tecnológico, y cuando el exceso de población comenzó a ser un problema imposible de ignorar, se comenzó a pensar en la exploración de los planetas cercanos.  Su creencia era que todos debían perpetuar su linaje como se esperaba de ellos, lo que también se veía favorecido por el hecho de que las medidas culturales previas de control de población habían sido abandonadas debido a las muertes en combate por las innumerables guerras.

Aunque tenían claramente una capacidad de tecnológica suficiente para un vuelo sofisticado, lo cierto es que no habían construido nada más avanzado que meros dirigibles, fundamentalmente porque ese tipo de naves se encontraban más de acuerdo con su conciencia y filosofía ecológica. Cuando posteriormente se desarrolló la tecnología de cohetes, lo cierto es que debido a su gran conciencia medioambiental se desarrollaron lanzadores electromagnéticos como medio para poner en órbita grandes naves, en vez de recurrir a medios químicos como se hizo en la Tierra. En paralelo se desarrolló una tecnología de cápsulas de gel, fundamental para ayudar a los pilotos y pasajeros de las naves a soportar las enormes fuerzas G experimentadas en el lanzamiento, al tiempo que para servir de cámaras de hibernación, algo imprescindible para poder realizar largos viajes a sistemas estelares vecinos. A partir de estos trabajos se desarrollaron también las armas electromagnéticas que, en sus primeros ensayos, ocasionaron algunas bajas entre los Guardianes, debido a fallos de funcionamiento. Sin embargo, una vez que esta tecnología fue perfeccionada mediante una mejora de la regulación de la ionización, este tipo de armas demostraron ser extraordinariamente potentes.

Era Interestelar

La Era Interestelar dio comienzo con la construcción de tres grandes “Arcas”, las primeras de muchas, que debían servir a modo de las Naves Generacionales humanas, siendo lanzadas al espacio rumbo a lejanos sistemas estelares, a los que deberían llegar decenas o cientos de años después. La comunicación más veloz que la luz se desarrolló posteriormente al lanzamiento de tales naves, por lo que los colonos tuvieron una forma fácil de poder mantener contacto con su mundo natal, dando como resultado la primera Red de Monolitos anterior al desarrollo de la Inteligencias Artificiales sintientes en la Era de la Información.

La Red de Monolitos servía a los Guardianes como eje primario de comunicación interestelar y, al mismo tiempo, se fue desarrollando un sistema de implantes cerebrales que abrió la posibilidad de desarrollar la realidad virtual, permitiendo a los Guardianes participar en entretenimiento virtual, con una participación plena de toda la audiencia. En esta era se construyeron y pusieron en marcha las naves más veloces que la luz, lo cual incrementó exponencialmente el rango de exploración y colonización de los Guardianes en otros sistemas estelares. La distancia que podían alcanzar sus motores era mucho más elevada de la que ha podido conseguir hasta ahora la Humanidad, e incluso su forma de funcionamiento era muy diferente.

Muy pronto los Percebes Thargoides fueron descubiertos por los Guardianes, al expandir estos su Imperio. Al principio puede que no fueran conscientes de la verdadera naturaleza de los Percebes, pudiendo incluso llegar a creer que se trataba de un fenómeno natural, por lo que se dispusieron a colonizar muchos de los planetas en los que se encontraban aquellos.

Los Thargoides, como ya se ha indicado anteriormente, habían sembrado una serie de planetas con estos Percebes, incluyendo zonas de lo que luego sería espacio reclamado por la civilización Guardíán, y como paso previo para una posterior ocupación y colonización del mismo. Los Percebes estaban diseñados para extraer recursos minerales del planeta y transformarlos en un compuesto especial que se conoce con el nombre de “metaaleaciones”, un elemento esencial para las naves y tecnología thargoides.

Varios miles de años después de esparcir los Percebes por el espacio Guardián, los Thargoides retornaron a la zona para descubrir que los planetas en los que habían “plantado” los Percebes ahora estaban ocupados por colonias de los Guardianes. Inmeditamente, los Thargoides efectuaron un asalto de estos emplazamientos, no realizando ningún intento previo de comunicación con los ocupantes de los mismos, a semejanza de lo que ha ocurrido posteriormente con las incursiones en espacio humano.

En un primer momento, los Guardianes se vieron obligados a una retirada parcial ante el empuje bélico thargoide, durante la cual intentaron entrar en contacto con sus atacantes, llegando a emprender un estudio de su lenguaje con el fin de mejorar su capacidad de entendimiento con la otra especie. El resultado fue nulo, ya que los Thargoides nunca respondieron a esas peticiones de diálogo, por lo que los Guardianes se vieron abocados a la utilización de métodos más agresivos para contener la amenaza que se cernía sobre ellos.

Comenzaron con despliegues de tropas de combate, pero cuando esta táctica se reveló ineficiente se optó por la utilización de drones, máquinas autónomas dirigidas por IA´s (a las que denominaron “Constructores”) que no tenían miedo, fatiga o dudas, y que alcanzaron un muy elevado grado de sofisticación en muy poco tiempo, siendo capaces de identificar y atacar a todo aquello que utilizara tecnología thargoide. En el bando contrario tomaron nota de esta estrategia y se la aplicaron a ellos mismos, por lo que al poco también la tecnología biomecánica thargoide era capaz de reconocer y destruir cualquier cosa que portase elementos de origen Guardián, siendo quizás este el motivo por el que actualmente los Thargoides reaccionan de forma agresiva ante la presencia de tecnología Guardián.

De los datos arqueológicos recabados, parece ser que cuando los Thargoides retornaron a espacio Guardián no pensaban encontrarse a otra especie ocupando los planetas previamente escogidos por ellos, por lo que no estaban preparados para el posterior enfrentamiento bélico, ni para poder hacer frente a una campaña militar de larga duración lo cual, unido a los daños causados por la maquinaria de combate guardián, motivó su retirada.

Paradójicamente, el triunfo de los Guardianes fue también el principio de su fin, ya que las máquinas de guerra desarrolladas para la ocasión, y concretamente las IA que las controlaban, acabaron causando un cisma en el seno de su sociedad que, a la postre, ocasionaría lo que se denominó Primera Guerra Civil.

Era de la Información

Las IA denominadas “Constructores” fueron las responsables de controlar las máquinas de guerra en el conflicto con los Thargoides, así como de otro tipo de maquinaria de uso civil y de construcción y mantenimiento de infraestructuras. Estos Constructores fueron evolucionando hasta convertirse en máquinas sintientes que, con el paso del tiempo y el desarrollo de los acontecimientos en el seno de la sociedad Guardián, terminaron planificando y ejecutando la destrucción de toda la especie.

Los Constructores destinados a usos civiles y los especializados en operaciones militares eran independientes entre sí y, por raro que pueda parecer, se cree que fueron los “civiles” los que decidieron atacar a sus creadores guardianes, mientras que los “militares” se oponían a tal medida, aunque sin éxito.

En la actualidad, la mayor autoridad en la materia sobre los Guardianes, el Ingeniero Ram Tah, tiene serias dudas sobre cuál fue el destino real de esos Constructores, si fueron destruidos, o si aún existen en algún lugar desconocido del espacio.

Los avances en implantes neurales dieron lugar a un repentino salto tecnológico en el campo de la Red de Monolitos, permitiendo que los usuarios pudieran conectarse cerebralmente con las IA aunque, desafortunadamente, la tecnología aún estaba en sus primeras etapas cuando la civilización Guardián llegó a su fin. Aparentemente, los implantes creaban un enlace simbólico con las IA a través de fibras implantadas, las cuales conectaban el córtex cerebral a una interfaz multimodal de la propia IA lo que suponía, en esencia, que los Guardianes eran capaces de dirigir a sus creaciones simplemente con el pensamiento.

Sin embargo, esta tecnología no llegó a progresar mucho, a pesar de que dotaba al usuario de una considerable mejora en su capacidad mental, ventaja esta que, paradójicamente, no fue aceptada por muchos Guardianes, que se negaron a aceptar uno de tales implantes, al considerarlos antinaturales.

La primera inteligencia artificial sintiente surgió en el interior de la Red de Monolitos como la culminación de las interacciones de los implantes cerebrales de los Guardianes y las máquinas inteligentes, lo cual originó un efecto de “bola de nieve” y dio lugar a una singularidad tecnológica En algún momento durante esta Era, las inteligencias artificiales (IA) sintientes comenzaron a almacenarse ellas mismas en los implantes de los Guardianes, con el fin de liberarse del espacio confinado que constituía la Red de Monolitos. No sería sino hasta mucho después que las IA se dieran cuenta de las vulnerabilidades de sus nuevos contenedores, por lo que buscaron otros más resistentes, encontrando el huésped adecuado en Las Construcciones. La ingeniería social se usó para enseñar a las IA a seguir los ejemplos y comportamientos de sus progenitores (los propios Guardianes), al ser imposible implantarles códigos de seguridad suficientes como para poder llegarles a controlar.

Políticos, filósofos, científicos y todo tipo de Guardianes, comenzaron a oponerse y a debatir sobre el salto que suponían las IA sintientes pero, ante la imposibilidad de decidir el camino a seguir, lo cierto es que la evolución tecnológica continuó durante algún tiempo sin obstáculo alguno. La primera religión organizada surgió en parte debido a estos avances tecnológicos ya que, al menos hasta ese momento, los Guardianes no tenían una religiosidad como tal, aunque sí tuvieran creencias espirituales. Los seguidores de esta religión, en línea con otros abolicionistas, rechazaban de forma categórica las IA sintientes al igual que otras formas de tecnología, como la realidad virtual (aunque no parece que hicieran lo mismo respecto a la Red de Monolitos). El planeta natal de los Guardianes sirvió de sede para la nueva orden religiosa, debido probablemente a ser considerado la cuna de su civilización.

Primera Guerra Civil

Cuando tanto la nueva religión como los movimientos abolicionistas habían ganado influencia en su mundo natal, se entró en una espiral de enfrentamientos que se conoció como la “Primera Guerra Civil”. En términos humanos, lo cierto es que todo se redujo a unos pocos choques de tinte político, no obstante lo cual la tecnofobia terminó alzándose como victoriosa y todos los que no acataron sus ideas fueron expulsados y exiliados de su planeta natal. Se desconoce el destino de estos exiliados, pero sin embargo otros mundos y ciudades estado siguieron manteniendo mientras tanto la integración de las IA en sus vidas cotidianas, reduciéndose las prohibiciones de los abolicionistas al planeta natal de la especie.

Poco después de la Primera Guerra Civil, y también poco antes del inicio de la Segunda Guerra Civil, el destino de las IA no estaba aún decidido, ya que muchas de ellas aún seguían habitando dentro de la propia Red de Monolitos y eran utilizadas a diario por muchos Guardianes a lo largo y ancho de los territorios interestelares en temas cotidianos de sus vidas (en muchos casos, dependían directamente de ellas para poder desarrollar las labores de colonización de los mundos en los que estaban asentados). Los abolicionistas se alarmaron al descubrir que las IA sintientes estaban investigando formas alternativas, más allá de los implantes neurales, para liberarse del confinamiento al que estaban sometidas dentro de la Red de Monolitos, lo que llevó a fuertes enfrentamientos físicos entre los tecnófobos y el resto de la sociedad Guardiana.

Por extraño que parezca, durante esta época, los Guardianes desarrollaron los primeros Centinelas, que fueron instalados en las estructuras Guardianes existentes en los diferentes sistemas estelares controlados por la especie. Estos Centinelas se mostraban agresivos contra todo aquello que pudiera calificarse como un intruso, caracterizándose por no tener escudos defensivos (a pesar de que los Guardianes tenían esa tecnología), usando armas de plasma y algo parecido a misiles de meta aleaciones. Parece ser que no eran sintientes, aunque sí que eran autónomos y puede ue creados con un único fin: luchar contra cualquier Thargoide que pudiera aparecer en un futuro. Si este es el caso, existen la posibilidad de que las Ruinas Antiguas podrían haber sido construidas por los abolicionistas, como Santuarios, ya que las mismas se encuentran vacías de Centinelas, y además se encuentran ubicadas lejos de otras estructuras Guardianes en las que sí que hay aquellos.

Segunda Guerra Civil

Los choques entre facciones antagónicas derivaron en un enfrentamiento total. En muchas ciudades estado se iniciaron conflictos internos entre abolicionistas y defensores de las IA, mientras que desde el mundo natal se enviaban naves, armas y soldados para combatir contra las numerosas colonias y ciudades estado que apoyaban la tecnología IA. En su lucha contra las Construcciones y otros tipos de armas basadas en IA, los abolicionistas desplegaron misiles enzimáticos, así como otras armas biológicas. En el plazo de una década, ya no había despliegue de tropas físicas, debido a las enormes pérdidas los combates. El bando no abolicionista desplegó  Construcciones y flotas móviles de IA, que podían ser controladas a distancia.

Como el conflicto se prolongó durante cientos de años, los ecosistemas sufrieron una enorme destrucción, llegando al punto de que muchas colonias quedaron totalmente devastadas y sin rastro de vida, lo que llevó a ambos bandos enfrentados a ocultarse dentro de las últimas ciudades acorazadas con potentes escudos que aún quedaban en pié. Los tradicionalistas utilizaban mientras tanto la mayor parte de sus recursos en enterrar a los muertos y en la celebración de ritos religiosos, construyéndose enormes santuarios en honor a los fallecidos, que fueron más numerosos según avanzaba la guerra. En este momento las IA, que ya controlaban todas las máquinas a lo largo de la totalidad de sistemas ocupados por los Guardianes, decidieron que la mejor opción para sobrevivir mismas y escapar de los múltiples horrores de los que habían sido testigos, era el completo exterminio de todos los Guardianes que aún vivían, sin excepción.

La “rama civil” de las IA fue la primera que llegó a esta conclusión, si bien la “rama militar” tenía ciertas objeciones, no obstante lo cual terminaron siendo convencidos y convertidos en cómplices de la decisión finalmente adoptada. Cerca del final de la Segunda Guerra Civil, cuando el bando abolicionista era el claro perdedor de la misma, y de forma simultánea, hubo un ataque masivo con cabezas nucleares y armas biológicas en la totalidad de mundos de los Guardianes, maniobra solo al alcance de las IA. Los potentes escudos que habían defendido a los Guardianes durante tanto tiempo, también cayeron, aunque posiblemente fue por sabotaje bien de exiliados, bien de la “rama civil” de las IA. Los pocos Guardianes que lograron sobrevivir al holocausto, registraron los acontecimientos finales en la Red de Monolitos, antes de sucumbir a los efectos mortales de la radiación o los patógenos biológicos liberados…

1.996.697 años después… se encuentra una Ruina Antigua de los Guardianes por la Humanidad, en 3302, en el sistema Synuefe XR-H d11-102.

Información arqueológica

Lenguaje

Del estudio arqueológico de los restos que se han ido encontrando dispersos por la galaxia, se han podido realizar una serie de estimaciones bastante precisas sobre los Guardianes y su sociedad. Asi, se sabe que utilizaron un solo idioma que comprendía formas escritas, orales y gestuales. Las únicas variaciones se producían en el acento y en variaciones correspondientes a dialectos regionales. El lenguaje escrito se componía de glifos que representaban palabras completas, y que derivaban de su lenguaje de signos. Los obeliscos activos que se han encontrado en las ruinas guardianes son un sistema de almacenamiento de datos, si bien no se ha podido determinar con certeza su finalidad o propósitos para los que fueron construidos. Tras numerosos estudios, se ha determinado que los patrones iluminados que muestran en su superficie representan una forma de escritura aunque su iluminación y movimiento parecen sugerir la existencia de un significado adicional y de momento desconocido.

Los Guardianes usaban un solo idioma para toda su especie, que comprendía formas escritas, orales y gestuales, variando únicamente en función del acento y dialecto regional. El lenguaje escrito se componía de glifos que representaban palabras completas que derivaban de su lenguaje de signos. Por su parte, el lenguaje hablado usaba sonidos similares al habla humana, así como significados alterados mediante el orden de las palabras y la tonalidad, aunque hay algunos conceptos emotivos presentes en el habla que no están presentes en forma escrita, lo que sugiere que la comunicación vocal tenía un papel más social que la escrita.

Parece ser que los Guardianes utilizaban dos formas diferentes de comunicación con una misma (o por lo menos similar) construcción del lenguaje, disponiendo de un lenguaje vocal, cuya gama de sonidos parece ser similar a la utilizada en la vocalización humana. Esta comunicación verbal debió surgir de forma temprana en su historia, pudiendo afirmarse que había variaciones idiomáticas correspondientes a lo que podría denominarse “acentos”, en base a las variaciones regionales de los asentamientos de población, y adoptaba una forma tonal, similar a algunos idiomas humanos, lo que supone que el significado exacto de una palabra se determinaría mediante la forma en que había sido dicha de forma que no sólo una variación del sonido de pronunciación producía diferentes significados, sino que la colocación de la palabra en relación con el resto también alteraría su significado.

Independientemente de lo anterior, ha quedado claro que la base formal de su comunicación era visual más verbal, algo lógico si tenemos en cuenta que  ya que la palabra escrita tiene más portabilidad y durabilidad que la hablada. La forma escrita del lenguaje de los Guardianes se basa en glifos, de forma que cada glifo representa una sola palabra, pudiendo ser combinados para describir conceptos complejos, así como para comunicar capas adicionales de significado a través de la inclusión de movimiento. Cada glifo es un símbolo, siendo más abstractos que los jeroglíficos tradicionales, si bien se han identificado referencias simplistas a las formas de aquello que se está describiendo (por ejemplo, el glifo de ‘luna’ incorpora las fases creciente y menguante, al igual que habrían aparecido en el planeta natal de los Guardianes).

Estos glifos en realidad evolucionaron a partir de una forma de lenguaje de signos que los Guardianes desarrollaron durante la fase de grupos nómadas cazadores, en los que el lenguaje de signos funcionaba como un medio de comunicación furtivo. A juzgar por la forma y el movimiento de estos glifos primitivos, puede conjeturarse que los Guardianes tenían gran destreza y libertad de movimiento en sus extremidades anteriores y manos, lo que nos ha proporcionado la primera visión real de su fisiología.Si bien todos los glifos tienen una vocalización propia, no todas las vocalizaciones tienen su glifo correspondiente. Aunque el diccionario es todavía muy escaso hay evidencia para sugerir que las vocalizaciones particulares se reservaban para los expresiones relacionadas con las emociones, por lo que es idea ampliamente aceptada que el lenguaje hablado de los Guardianes se utilizaba sobre todo para la vinculación social.

Aunque los glifos escritos comparten la forma y el movimiento de la lengua de signos original, también han evolucionado en respuesta a los nuevos avances y descubrimientos, como el caso de las representaciones electrónicas. Parece que empezaron a transcribir sus signos en forma pictórica en una etapa muy temprana de su desarrollo (algo similar a las pinturas rupestres de la historia temprana de la humanidad) aunque está claro que, incluso en una etapa tan temprana, su comunicación era más sofisticada que la nuestra, lo que implica que se trataba un pueblo con una gran inteligencia y un profundo deseo de compartir información. El descubrimiento más importante derivado del estudio de su lenguaje, son las referencias encontradas en relación a algún tipo de enemigo adversario, sin que haya podido ser identificado con precisión, algo que en combinación con la devastación que se ha observado en varias ubicaciones de ruinas Guardianes, hace pensar que quizás haya sido esa la causa de su desaparición.

Biología

Se sabe que los Guardianes tenían la piel de color rojo, abarcando una amplia variedad de tonalidades de este color que oscurecía a medida que envejecían. Tenían una estructura bípeda, con bordes de corte afilados en sus extremidades anteriores, caras pequeñas y redondas y ojos oscuros adaptados a la luz de su sol natal. La gravedad más baja y el nivel más alto de temperatura de su planeta de origen implicó que fueran más altos y más delgados que los seres humanos, al tiempo que más ágiles y resistentes, y poseedores de mejores sentidos auditivo y visual; por contra, debían ser más vulnerables al frío y tener un sentido del olfato limitado. Sus rostros eran proporcionalmente más pequeños que los nuestros, con ojos redondos, oscurecidos como consecuencia de su evolución bajo una luz muy fuerte (la de su sol natal). La coloración y estructura del ojo indica que no sólo tenían la visión más aguda que nosotros, sino que también podrían ver un espectro más amplio. La nariz parece haber sido vestigial (aunque puede que una vez fuese más pronunciada, algunos cambios ambientales la debieron volver menos útil, por lo que disminuyó de tamaño) por lo que su sentido del olfato habría estado menos desarrollado que el del ser humano promedio. Sus orejas estaban muy bien formadas y aplastadas contra el cráneo, teniendo una interesante variedad de cámaras acústicas internas que sugieren que percibían los sonidos de manera diferente a nosotros.

Sus extremidades anteriores tenían un borde dentado y se utilizaron sin duda como “arma” para matar a las presas durante el período de grupos de caza, así como para trocearlas en pequeños pedazos. Tenían dos articulaciones más en sus brazos que nosotros, lo que facilitaba la articulación compleja y el uso de su sofisticado lenguaje de signos. El esqueleto era flexible pero resistente y sus músculos eran largos, delgados y fibrosos, con dos manos cada una con cuatro dedos. Su bioquímica era muy similar a la nuestra: tenían sangre en la misma forma que nosotros, y cumplía exactamente la misma función que lo hace en nuestros organismos. Incluso poseían una  estructura genética similar, con presencia de ADN y ARN como bloques de construcción básicos, lo que ha hecho pensar que podría suponer la evidencia de un ancestro común así como también una ramificación en su historia genética.

Eran carnívoros, y la caza, la matanza y el consumo de la carne se convirtió en un importante ritual social. Los animales no indígenas eran considerados un manjar en particular. La expansión de los Guardianes por el espacio les dio acceso a nuevas ecologías y, en consecuencia, a nueva comida, pudiendo suponer que fueron objeto de un comercio de gran valor para los Guardianes, y que enormes parques y reservas fueron construidas en sus mundos a modo de cotos, en donde podían cazar tanto animales locales como de importación. Tenían dos sexos distintos y la actividad sexual tenía no sólo un carácter procreador sino también como actividad recreativa y de placer. Su anatomía les permitía convertirse temporalmente en estériles a voluntad, con el fin de poder controlar efectivamente el exceso de población, lo cual también derivó en un menor número de tabúes en torno a la actividad sexual.

La forma de su cuerpo favorecía la práctica sexual mientras se encontraban de pie, pero aunque esta era la postura más cómoda, existían otra variedad de posiciones,por lo que se ha deducido que el sexo era un comportamiento recreativo, sin estar únicamente orientado a la procreación. No usaban anticonceptivos, ya que podían manipular sus cuerpos para convertirse temporalmente en estériles a voluntad, a pesar de que todavía no se haya logrado identificar el mecanismo concreto que utilizaban. La procreación era una cuestión de elección personal, aunque parece ser que se les requería para ser padre/madre al menos una vez durante su vida, para asegurar la continuación de su línea genética. El período de gestación era bastante largo, para permitir el desarrollo sustancial de los jóvenes antes del nacimiento, a pesar de lo cual los recién nacidos se encontraban indefensos y necesitados de atención durante un cierto período de tiempo después del parto. El cuidado de los jóvenes era un deber de la comunidad en general, de forma que los niños eran criados en guarderías comunales en lugar de por sus padres, incluyendo la manipulación genética para eliminar las enfermedades hereditarias y otras complicaciones en los fetos

Tecnología

Los Guardianes eran una raza muy inteligente, con un amplio dominio de muchas tecnologías. Es reseñable el hecho de que su comprensión y manipulación de la genética fue mucho más avanzada que la ciencia humana, utilizándola para potenciar y mejorar sus sistemas inmunológicos y así poder erradicar enfermedades, controlar y cuidar de su entorno medioambiental y crear organismos completamente nuevos destinados tanto a la alimentación como a la guerra. Se supone que para el lanzamiento de naves espaciales y armas de proyectiles cinéticos, utilizaban grandes dispositivos electromagnéticos, con el fin de evitar tener que recurrir a métodos de propulsión químicos, que podrían alterar su medio ambiente; este tipo de armas de impulsión magnética se desarrollaban en todo tipo de escalas, desde armas personales a armas para grandes naves de batalla. En lo que se refería a armas de destrucción a gran escala, y a pesar de conocer la fusión y fisión nucleares, el desarrollo de las mismas se centró en torno a las armas biológicas, desarrolladas expresamente por sus avanzados genetistas

En el plano defensivo, podían desplegar escudos del tamaño de ciudades, capaces de soportar daños significativos, siendo capaces de resistir incluso bombardeos desde el espacio, al menos temporalmente, aunque estas defensas fueron vencidas durante la segunda guerra civil. Su fuerte enfoque comunitario y ecológico hizo que sus tecnologías de vuelo fueran inferiores a las nuestras, al emplear sólo una limitada variedad de aeronaves y naves espaciales, en su intento de evitar por todos los medios el uso de cohetes o explosivos en su propio mundo.

Los Monolitos, aparte de algún oscuro significado ceremonial aún no aclarado, son los restos de una red de comunicaciones más rápida que la luz que cubría todos los aspectos de la vida de los Guardianes, desde los asuntos más importantes a los más mundanos. Esta Red de Monolitos fue mejorada mediante el desarrollo de sistemas de comunicación personales y, posteriormente, incluso implantes biológicos que se insertaban en el cuerpo de los Guardianes, permitiéndoles el acceso completo a la Red, así como compartir pensamientos e ideas, alcanzando una simbiosis tecnológica muy avanzada con las inteligencias artificiales anteriormente desarrolladas, si bien todo ello se paralizó con el surgimiento de los abolicionistas religiosos.

Y es que la creación de las primeras inteligencias artificiales casi llevó a la sociedad de los Guardianes a un nuevo nivel, sobre todo debido a la intensidad con la que se abordó la integración de las IA en la sociedad, así como la simbiosis con los Guardianes a través de los implantes neuronales. Estos implantes no sólo mejoraban la capacidad mental del sujeto que los portaba, sino que le permitían una conexión directa con la Red de Monolitos y las IA. Las primeras IA fueron diseñadas para incrementar las capacidades de los operadores Guardianes encargados de la gestión de la Red de Monolitos, objetivo que consiguieron y que permitió a la civilización Guardián progresar espectacularmente. Estas IA, poco a poco, se fueron desarrollando por sí mismas, y si bien las primeras generaciones estaban “instaladas” dentro de la Red de Monolitos, poco a poco fueron evolucionando a un modelo más distribuido, que permitía almacenar sus conciencias fuera de la Red, y más concretamente en los implantes neuronales de los Guardianes.

Cultura

Desde una edad temprana, los Guardianes fueron criados comunalmente con valores compartidos de cooperación y responsabilidad social. Las leyes no se basaban en los derechos individuales, sino en la responsabilidad del individuo para con la comunidad, y cada Guardián aplicaba y seguía estas leyes. Se esperaba que todos participaran en las tareas científicas, culturales y administrativas, y parecía que estas prácticas de colaboración les proporcionaban una gran satisfacción. Tenían una rica vida cultural con evidencias artísticas, teatro interactivo y música que formaban parte de sus deberes sociales. La arquitectura se inspiró en la geometría y se utilizó para ilustrar las relaciones entre los Guardianes y el mundo que les rodeaba. Sintieron una conexión espiritual con el medio ambiente y una responsabilidad colectiva de mantenerlo. Estas tradiciones espirituales formaron finalmente la base de su religión, junto con el rechazo al desarrollo de implantes neuronales y de la inteligencia artificial.

La religión constituía una parte importante de sus vidas, sobre todo en la parte final de su civilización. Desde prácticamente el amanecer de su civilización poseían una fuerte espiritualidad, que se reflejaba en su cercana conexión con el mundo natural, puede que derivado de su amor por la caza, que se arrastraba desde el origen de la especie. Esta conciencia espiritual los mantuvo a lo largo de la mayor parte de la historia, pero no evolucionó hacia una religión organizada sino hasta el desarrollo de las Inteligencias Artificales y el rechazo que surgió hacia las mismas en buena parte de la población, sobre todo a raíz del desarrollo de los implantes neuronales.

En ese momento surgió un movimiento antitecnológico que rechazaba no sólo los desarrollos específicos en materia de implantes e IA, si no también inventos tales como la realidad virtual, y que evolucionó rápidamente, dividiendo a la población por lo que el conflicto no tardó en estallar y, finalmente, llevarles a la destrucción como especie. De los datos obtenidos, se ha podido conocer que las leyes fundamentales de los Guardianes no se referían a los derechos individuales, si no que se centraban en definir las responsabilidades del individuo para con la sociedad. La sociedad era autoregulada, de forma que cada sujeto debía asegurarse de que las leyes fuesen obedecidas en su entorno, valores estos que eran inculcados en los jóvenes como parte de su educación en las guarderías comunales. Independientemente de ello, también existían formas jerárquicas de administración dentro del marco legal, definidas mediante áreas de responsabilidad, pero como en todas las estructuras sociales de los Guardianes, se esperaba que todos participaran, lo que significaba que se requería que los individuos cumplieran ciertas funciones legislativas como parte de su vida diaria. Algunos de los conceptos no están del todo claros, pero parece ser que los individuos eran nombrados para cargos comunales, los cuales no podían ocupar más que durante un plazo determinado.

Es un hecho conocido que los Guardianes podían desarrollar fabulosas obras arquitectónicas, habiéndose demostrados que los edificios, estatuas, monolitos e incluso los planos de planta de las ciudades eran una forma común de expresión estética. Parece que los Guardianes estaban especialmente fascinados por las formas geométricas las cuales usaron para mostrar las conexiones entre ellos y el mundo que les rodeaba. Esta predilección también se manifestaba en su tecnología y, más específicamente, en su Red de Monolitos, la cual se ha comprobado que se encuentra instalada formando patrones geométricos.

La mayor parte del arte de los Guardianes tenía una base religiosa. Parece ser que cada Guardián tenía, de forma individual, el compromiso (u obligación) de crear y compartir obras de arte. Si bien está claro que la calidad variaba según los individuos, todas las obras eran consideradas valiosas meramente en virtud del realizado por su creador para llevarla a cabo. En cuanto a su música, carecían de instrumentos musicales propiamente dichos, por lo que, estrictamente, estaríamos hablando de canto, especulándose con que podrían haber utilizado partes de sus cuerpos para la emisión de ritmos de percusión. De los datos que se han recogido en las ruinas, se ha podido extraer un audio que ha permitido comprobar que el rango de sus voces era admirable, muy rico en emociones, y que a decir de los que las han escuchado, muchas piezas son tan cautivadoras que el oyente siente como el corazón se le rompe de la emoción. No obstante todo lo anterior, el baile era considerado tabú

Las actividades de ocio eran alentadas y formaban parte de las relaciones sociales habituales, dedicándose al cumplimiento de sus responsabilidades sociales y a la promoción de habilidades personales. La investigación científica es un buen ejemplo de esto ya que los Guardianes tenían una obligación social de buscar y compartir el conocimiento, por lo que la investigación a menudo era llevada a cabo en vastos programas de colaboración, que además eran considerados como experiencias vitales de aprendizaje. Sus obligaciones sociales no eran consideradas como simples tareas cotidianas, y de hecho disfrutaban cumpliendo estas funciones. Dado que todos estaban obligados a participar, las responsabilidades sociales eran consideradas a menudo pequeñas diversiones, permitiendo  a los individuos acumular una variada cantidad de experiencias. Puede que existiera un componente bioquímico que acentuaba el disfrute de dichas tareas (pudiera ser algo similar a las feromonas humanas), aunque es una teoría que aún no ha podido ser probada. La representación de historias clásicas y épicas históricas parecen haber sido muy populares. Su equivalente al teatro era más participativo que el humano, con menos distinción entre la audiencia y los actores, por lo que el término “representación” sería más preciso que el de “teatro”.

Armamento y equipamiento militar

Los Guardianes habían desarrollado, desde tiempo iniciales de su cultura, unos escudos defensivos extremadamente efectivos, capaces de proteger ciudades enteras incluso en supuestos de bombardeos orbitales. Estos escudos eran efectivos contra numerosos tipos de armamento tales como armas láser o proyectiles cinéticos. Las investigaciones arqueológicas efectuadas parecen sugerir que los emplazamientos de ruinas guardianes existentes podrían contener planos no solo de motores o armas guardianes, sino incluso de naves enteras. Consecuencia directa del descubrimiento de los restos de la civilización Guardián, ha sido el hecho de que se haya logrado fusionar su tecnología con la humana, fundamentalmente en el campo del armamento y equipamiento militar, lo cual ha dado lugar a poderosos módulos híbridos:

 

  • Cañón de esquirlas Guardián: similar a los cañones de fragmentación humanos, puede causar importantes daños a naves tanto humanas como alienígenas

 

  • Cañón Gauss Guardián: arma fija capaz de lanzar proyectiles de alta energía a grandes distancias. Requiere mantener presionado el gatillo para poder cargarla antes de ser disparada. El arma disparará automáticamente cuando se complete la recarga, pero se cancelará la operación si se suelta el gatillo antes de tiempo. Efectiva contra naves humanas y alienígenas.

 

  • Cargador de plasma Guardián: arma de plasma mejorada capaz de disparar de forma más controlada que los aceleradores normales, lo que permite que el piloto pueda regular la potencia de disparo (cuanto más se mantenga pulsado el gatillo, mayor será la potencia del disparo, que se producirá al soltar el gatillo). Efectiva contra naves humanas y alienígenas.

 

  • Lanzamisiles de enzimas: arma que intenta replicar el efecto causado por el armamento de corrosión de casco orgánico thargoide. En su interior portan una enzima que cataliza eficazmente todo tipo de blindaje de casco humano al mínimo contacto. No es efectiva contra naves thargoides, por cuanto la enzima queda neutralizada tan pronto como toca el casco de naturaleza orgánica de las mismas, siendo también incapaces de penetrar sus escudos.

 

  • Distribuidor de potencia Guardián: sistema de distribución de energía para los condensadores de los motores, sistemas y armas. Se encuentra mejorado para acelerar los índices de recarga de los condensadores, a cambio de que los mismos reduzcan su tamaño y se incremente el calor generado. También potencia la salida de energía general de cualquier núcleo de energía al que esté vinculado.

 

  • Núcleo de energía Guardián: proporciona energía a todos los módulos de una nave, si bien cuenta con mejoras basadas en tecnología Guardián que le permiten optimizar la salida de energía en relación con el calor generado y la masa.

 

  • Potenciador de FSD Guardián: incrementa el rango de salto del motor de distorsión de cualquier nave, si bien se incrementa igualmente la cantidad de combustible necesaria para hacerlo.

 

Desde febrero de 3304, ciertos Comerciantes de Tecnología, como el que se puede encontrar en Jameson Orbital (sistema Shinrarta Dezhra), están ofertando estos elementos a cambio de determinados materiales.

 

Misiones del juego relacionadas con los Guardianes

Descifrando las ruinas antiguas

(Original en https://forums.frontier.co.uk/showthread.php/321271-Misi%C3%B3n-DESCIFRANDO-LAS-RUINAS-ANTIGUAS)

Misión introducida en el parche 2.2.03 y relacionada con las ruinas antiguas descubiertas en el sistema Synuefe XR-H D11-102. Esta misión la exclusivamente el Ingeniero Ram Tah en su base Phoenix base del sistema Meene, por lo que hay que acudir allí para obtenerla y poder realizarla. Tan solo es necesario aterrizar en la base, momento en que aparecerá en el buzón del panel de Comunicaciones. Solo está disponible para los que tengan la expansión Horizons, ya que implica la necesidad de exploración terrestre

La misión consiste en decodificar una serie de fragmentos de datos de información que pueden encontrarse en las ruinas, para lo cual Ram Tah te facilita un decodificador que ha desarrollado para esta tarea. No se especifica cuántos fragmentos de datos son en total, pero la clave para obtener esos fragmentos está en usar los obeliscos de las ruinas con los objetos antiguos que encontraremos también en esa zona. El tiempo para la misión son cuatro semanas, y aunque no se sabe inicialmente el importe de la recompensa por terminarla, sí aparece una suculenta cifra como bonificación por encontrar todos los fragmentos de datos: 100 millones de créditos. Hay otro dato interesante en la descripción de la misión: dice que busques en tantos yacimientos de ruinas como puedas, lo que apunta a que existen más ruinas de esta civilización.

Las ruinas alienígenas originales se encuentran en el sistema Synuefe XR-H D11-102, en el planeta 1B, en las coordenadas -31,806 / -128,937. Dado que el sistema se encuentra en una zona alejada de la Burbuja, es recomendable llevar una nave con un buen rango de salto (para evitar tener que hacer tropecientos par allegar), un fuel scoop (para no tener que acabar llamando a los Fuel Rats) y un VRS (ya que habrá que hacer exploración terrestre). Igualmente es imprescindible llevar materiales para poder sintetizar combustible y munición para el VRS (los daños se reparan automáticamente al entrar en la nave, pero no ocurre lo mismo con el combustible y las balas)

Una vez que se llegue a las ruinas se encontrarán varios elementos de los Guardianes:

  • Obeliscos:
    Con forma de prisma triangular no muy alto, se encuentran dispuestos en hileras agrupadas por todo el yacimiento. Algunos de ellos están deteriorados o inclinados hacia un lado, otros en buenas condiciones de conservación pero sin funcionamiento, y otros tanto bien conservados como funcionales, brillando con un color azul verdoso cuando nos acercamos a ellos. Si los seleccionamos y escaneamos con el VRS (sin llevar nada en su compartimento de carga), obtendremos paquetes de datos encriptados que incfrementarán los existentes en el almacén de datos de la nave; sin embargo, si en el compartimento de carga del VRS llevamos los objetos adecuados, obtendremos el paquete de datos necesario para la misión de Ram Ta.

  • Balizas:
    Son torretas que se despliegan hacia arriba cuando nos acercamos a ellas, teniendo en su cúspide una especie de prisma triangular de color verde azulado que nuestro VRS identifica como una “reliquia antigua”. No da ninguna información si se la escanea con el VRS, pero si se dispara hacia ella, se verá como parte de su cubierta se rompe, cayendo la reliquia al suelo, desde dónde se puede recoger y trasladar al compartimento de carga del VRS.

  • Objetos antiguos:
    Se trata de objetos diversos que se encuentran esparcidos por las ruinas, normalmente entre montones de rocas, pudiendo ser de varios tipos: Urnas, Cofres, Tabillas, Orbes y Totems.Aquí un plano del yacimiento de Synuefe XR-H D11-102 1B -31,806 / -128,937 con la distribución de obeliscos, balizas y objetos antiguos.

Es muy recomendable hacer la misión en modo solo o en un grupo privado; el motivo de ello es que si se hace en abierto no sólo vamos a tener una probabilidad muy alta de encontrarnos con muchos otros Comandantes que han decidido hacer lo mismo, sino que puede que haya griefers o gankers que se dediquen a destruir los VRS, las naves según se posan, o a ambos. Una vez en las ruinas, sobre todo si son las primeras que vemos, es aconsejable gastar un poco de tiempo en dar un paseo tranquilo por la zona, para acostumbrarnos a su distribución, hacer fotos, etc.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies