El Lore de Drew Wagar: Hiperespacio

Hiperespacio. Como funciona es precisamente algo misterioso, aunque sin duda es cierto que en el universo de Elite: Dangerous forma parte de la función del “motor de distorsión”, operando de forma que permite, literalmente, viajar a través de distancias astronómicas entre estrellas en solo unos pocos segundos.

Pero no siempre esto fue así en el universo de Elite: Dangerous.

El Hiperespacio fue descubierto alrededor del año 2200, pero no fue hasta cerca de 2800 cuando los consumidores comenzaron a poder aprovecharse en masa de esta nueva tecnología que, con el paso de los siglos, ha sido refinada.

Alrededor de 2800 DC – Salto Faraway (Hiperespacio Tipo 0)

Los primeros sistemas hiperespaciales que estuvieron comercialmente disponibles fueron conocidos como sistemas de salto “Faraway”. Llevo siglos crear la compleja serie de satélites de monitorización, ramales, puntos de parada y estaciones de rescate, las cuales tuvieron que ser construidas utilizando tecnología subluz a lo largo de las principales rutas, con el fin de conseguir establecer cientos de canales, “líneas”, por los que las naves pudieran viajar.

El salto “Faraway” era conocido por su complejidad de funcionamiento, requiriendo una extensa configuración previa al salto por parte de estaciones dotadas de “Controladores de Sistemas de Orientación Faraway” (FOSC o SysCon). Las naves hiperespaciales requerían de ayuda externa para poder iniciar el salto, siendo conocida una cierta sensibilidad en dicha operación, con el peligro de efectuar un salto desconfigurado, lo cual se definía como una “reorganización atómica” con “desplazamiento temporal”. Los saltos sin supervisión eran extremadamente peligrosos.

Fue en esta época en la que el término “witch-space” entró a formar parte de la jerga de los Comandantes. Su origen concreto es impreciso, pero parece referirse al riesgo inherente al uso de esta primeriza tecnología hiperespacial.

“Witch-Space” se refiere al “corredor” o “tubo de tránsito” a través del que viajan las naves hiperespaciales durante el salto. Muchos comerciantes de la época creían que el “witch-space” estaba “encantado” por “los fantasmas de aquellas primeras naves que entraron en el Faraway y nunca volvieron a salir”. Lo cierto es que un elevado número de naves nunca llegaron a sus destinos, desconociéndose su sino incluso en la actualidad.

Vale la pena señalar que los navíos Thargoides eran conocidos por poder “flotar” en el “witch-space”, emboscando a las naves en tránsito por el mismo. Los saltos perdidos, debidos a cálculos poco fiables, fueron una preocupación constante para los viajeros en estos tiempos.

El sistema tuvo la ventaja de un rápido tiempo de tránsito, ya que la totalidad del proceso llevaba pocos segundos una vez que el salto se iniciaba con éxito. Finalmente, fue retirado en 3122, y la compleja infraestructura de soporte fue desmantelada por completo en 3125.

3125 DC – Quirium (Hiperespacio Tipo 1)

En el momento del juego original Elite, el viaje hiperespacial era omnipresente, aunque el equipo para ello era voluminoso y las naves más pequeñas no tenían sitio para instalarlo, lo que obligaba a que hicieran el salto hiperespacial dentro de otras de mayor capacidad. 

 El sistema ‘Faraway’ había sido retirado en favor de mecanismos autónomos que podían ser accionados a bordo de la nave, sin ayuda externa. En ese momento, los saltos hiperespaciales se encontraban limitados a un máximo de 7 años luz en cualquier dirección, lo que requería de múltiples saltos para cubrir distancias relativamente cortas entre sistemas. El mecanismo tenía su propio sistema de combustible, independiente del resto de sistemas de la nave, siendo alimentado por un combustible conocido como “Quirium”, exclusivo de la Cooperativa Galáctica.

Por desgracia, la fórmula secreta para la fabricación de este material de alta densidad de energía parece haberse perdido en el colapso de la Cooperativa Galáctica y, como resultado, la tecnología de hiperespacio Quirium quedó obsoleta. Abundan los rumores de que el combustible Quirium se logró sintetizar mediante ingeniería inversa a partir de navíos Thargoides capturados.

Ciertas modificaciones inusuales de estos sistemas permitieron un tránsito rápido a otras partes de la galaxia, existiendo incluso afirmaciones de que con ellas se podía tener acceso a otras galaxias. Poco se sabe ahora sobre estas llamadas unidades de “Hiperespacio Galáctico”, aunque parece ser que eran costosas y escasas.

El sistema Quirium era similar en funcionamiento al salto Faraway, con un tiempo de tránsito rápido equivalente medido en segundos.

3200 DC – Cloud (Hiperespacio Tipo 2b)

Con la desaparición de la tecnología basada hipervelocidad Quirium y el colapso de la Cooperativa Galáctica, las capacidades hiperespacio sufrieron un cierto retroceso. La Federación y el Imperio poseían una tecnología inferior que, aunque ciertamente más fiable y menos propensa a saltos defectuosos, era notablemente más tosca en rendimiento.

Alimentada por hidrógeno común, estos saltos tomaban a menudo muchos días para transferir naves entre dos puntos, a veces hasta una semana entera. Los pilotos, tripulantes y pasajeros fueron afortunados de poder aprovechar las ventajas de la tecnología “StarDreamer”, introducida en 3145 para eliminar el tedio de los vuelos espaciales de larga duración. El sistema “StarDreamer” se basaba en la compresión del tiempo desde la perspectiva de un individuo mediante la ralentización de su metabolismo, dándole la impresión de que el tiempo transcurría mucho más rápidamente de lo normal.

Estos mecanismos de hipervelocidad estaban escaladas al tamaño de la nave que los utilizaba, y requerían en algunos casos de muchas toneladas de espacio a bordo para ser  instalados. Se encontraban disponibles en varios tamaños (o clases), pero el tamaño del buque era un límite para su posible instalación. El rango de salto era proporcional al tamaño del motor e inversamente proporcional a la masa del buque, variando desde la clase 1 para 6 toneladas de masa, hasta la enorme clase 8 para 600 toneladas. Las naves también necesitaban grandes reservas de combustible de hidrógeno para alimentar las unidades, que podían almacenarse en el espacio de carga convencional, en lugar de los tanques de combustible especializados requeridos previamente.

Una variante de estos hipermotores fue la “Unidad Militar”, la cual proporcionó un rango de salto muy mejorado por unidad de equipo instalado pero con dos inconvenientes principales: el primero, que se trataba de un equipo muy caro que además utilizaba un “combustible militar” especial; el segundo, que el proceso de abastecimiento de combustible en sí mismo generaba un subproducto en forma de residuos radiactivos que era costoso de eliminar, aunque algún comandante desaprensivo se limitaba a depositarlos en sistemas deshabitados.

Una desventaja importante de esta tecnología Tipo 2b fue que la nave implicado en el salto dejaría detrás de sí una visible “nube hiperespacial”, tanto en el punto de entrada como en el de salida del hiperespacio. Con la tecnología adecuada se podían analizar estas “nubes” y determinar el punto de destino o llegada reales. Esto dio la oportunidad para que naves más rápidas llegaran antes al destino y pudieran preparar una emboscada a la más lenta con el fin de asaltarla.

Sin embargo, estos mecanismos Tipo 2b tenían una ventaja sobre los anteriores, ya que eran capaces de mayores rangos de salto, muy por encima del límite anterior de 7 años luz, por lo que las naves fueron capaces de viajar de un solo intento decenas de años luz.

En raras ocasiones, se observó que estos sistemas de hipervelocidad fueron capaces de aprovecharse de extraños e indocumentados agujeros de gusano, existiendo informes de saltos de distancias superiores a 655 años luz o múltiplos de esta cifra.

A lo largo de este periodo se pusieron en marcha investigaciones para la mejora de los sistemas de tecnología de hipervelocidad. Un evento debe destacarse como particularmente conmovedor: la nave Antares era una nave de la clase “Starliner”, equipada con prototipo de  unidad hiperespacial rápida, la cual realizó su viaje inaugural en 3251, si bien se perdió su rastro al realizar el salto hiperespacial, sin que nunca más se haya sabido de ella ni se haya encontrado resto alguno. Tras la pérdida de la nave, las investigaciones posteriores y la adopción de las pertinentes recomendaciones de seguridad, retrasaron la introducción de la actual tecnología hiperespacial durante muchos años.

Como nota histórica, Sirius Corporation informó haber descubierto los restos de la Antares en enero de 3302.

3209 DC – Frame Shift Drive (Hiperespacio Tipo 3)

A finales de la década de 3290, se perfeccionó un mecanismo hiperespacial rápido que inmediatamente dejó obsoleto al Tipo 2b. Los tiempos de salto volvieron a ser de segundos en vez de días, pero se mantuvieron los rangos de salto ampliados, estando basado en el sistema de salto rápido, en su momento desacreditado, que llevaba la malograda nave Antares. El resultado fue que para el año 3300 la práctica totalidad de las unidades Tipo 2b habían sido retiradas, junto con ciertas clases de naves que no podían ser adaptadas al nuevo sistema debido a restricciones propias de su diseño.  

El nuevo motor requería grandes cantidades del elemento tantalio como materia prima para su fabricación, lo cual provocó una especie de “Fiebre del Tantalio” en los últimos años del siglo XXXIII, que conllevó la apropiación hostil de tierras en aquellos sistemas en los existían o se descubrieron yacimientos de este mineral, todo lo cual se encuentra documentado en la obra “Recuperación del sistema Prism” de Lady Kahina Tijani Loren.

Ahora eran posibles saltos con alcances de más de 50 años luz, manteniendo reducidos a unos pocos segundos los tiempos de tránsito. El resultado es que la Galaxia ha quedado abierta de forma espectacular para los exploradores a un coste mucho menor que antes. Las fronteras se han alejado, y sistemas que solían estar al margen de la civilización se han encontrado formando parte de los suburbios de los Mundos del Núcleo de nuevo. Viajes que se consideraban hasta ahora imposibles, son ahora viables hasta en naves modestas, incluyendo desplazamientos notables hasta el agujero negro de Sagittarius A e incluso hasta el otro extremo de la Galaxia, en lo que se ha dado en denominar Beagle Point.

Esta tecnología ha originado una convulsión significativa en los Mundos del Núcleo y las súper potencias, por cuanto la situación táctica con respecto a la capacidad de despliegue de naves de guerra ha cambiado drásticamente.

En los últimos años se ha descubierto que el Frame Shift Drive puede ser mejorado significativamente, en su rango de salto, mediante la inyección de materiales raros, una tecnología también proporcionada por varios “ingenieros” ubicados en sistemas en la periferia de los Mundos del Núcleo. También se ha descubierto que pueden ser “sobrealimentados” mediante el sistema de introducir la nave en las proximidades de los feroces haces de emisión de estrellas de neutrones y enanas blancas, con similares resultados en cuanto al alcance del salto. Muchas organizaciones se encuentran investigando la tecnología en la que se basa este sistema de salto hiperespacial, siendo una de ellas Meta-Drive, que ha sido recientemente adquirida por Sirius Corporation después de irregularidades financieras. Al parecer, la tecnología de Tipo 3 todavía tiene un considerable potencial de desarrollo por delante.

Incluso después de todo este tiempo, el hiperespacio no se entiende bien. El “witch-space” que se atraviesa en los saltos alberga luces y estructuras inexplicables en su interior. Parece que el hiperespacio retendrá sus misterios y atractivo durante los siglos venideros. Quizás incluso sea verdad que el “witch-space” esté realmente embrujado…

A %d blogueros les gusta esto: