Manolo y Manolo, ¿fin del culebrón del verano?

Después de semanas sin saber nada, los Manolos han salido de prisión para dar un comunicado oficial, os lo transcribimos a continuación:

“Buenos días, gracias a todos por venir. Mi nombre es Manolo, o al menos el que mi creador me puso. Analizando mi composición, así como mi memoria, hemos descubierto que, al parecer, soy un clon; el Manolo que lleva meses en el bar, el Manolo que volvió tras pelear con el mono, cortarle el brazo y recuperar a Laura no era más que un clon.
Como comprenderéis estoy aterrorizado pero parece ser que aún siendo un clon, probablemente mandado para destruir a SPS, nunca se activó tal protocolo, nunca os he querido el mal. Cedo la palabra a mi compañero o a mi “yo real” Manolo, para que os explique que le pasó, así como que hemos decidido hacer tanto los manolos como las autoridades.”

(En ese momento había un silencio sepulcral, Manolo, el real, entró con su hija Laura cogida de la mano. Al pasar por el lado del clon, se abrazó a él y volvió con su padre de nuevo, el padre real le estrechó la mano y le hizo un saludo un tanto peculiar, a lo amigos de toda la vida.)

” Bien, como habéis visto, no le guardamos ningún rencor a Manolo. Os voy a explicar qué pasó tras el incidente.
Me desperté en un contenedor, con numerosas heridas y mucha sangre. Parece ser que los nanorobots que me inyectaron en Bok hicieron milagros y consiguieron preservarme hasta que me curé lo suficiente para despertar. Estaba hambriento, no sabía donde estaba y apenas podia ver, aún menos moverme. El contenedor estaba lleno de restos de comida y me alimenté como pude. Horas más tarde me volví a despertar con algunas fuerzas de más y conseguí salir de ahí. Estaba en una nave camino de Colonia.
Por suerte la nave, una vieja panther clipper modificada, tuvo que parar a repostar o reparar en una de las paradas de la Colonia Connection, imaginad mi suerte, en una estación casi inhabitada, a miles de años luz de casa… conseguí un trabajo temporal en el bar de la estación, desde aqui gracias a Txireb, dueño del bar, por la ayuda. Trabajé hasta que pude pagar un anuncio de petición de pasajero para volver a la burbuja. La cabina era económica pero lo suficiente para llegar a casa en buen estado, el comandante, el típico que ignora cualquier petición. No le guardo rencor, tampoco le había pagado tanto.
Llegué al bar para recuperar mis papeles y denunciar la desaparición de mi hija, cual fue la sorpresa al verlo abierto y con un Manolo sirviendo mis cervezas y mis tapas.
Nos peleamos y nos llevaron a comisaría, pasamos días siendo interrogados hasta que llegaron las informaciones del laboratorio; el otro Manolo era un clon ilegal y por las leyes de Bok debía ser eliminado.
Pedí poder ver a mi hija de una vez y que me dejaran hablar con el clon.
Charlé con él y me di cuenta de que no era mal tipo, bueno, era yo a fin de cuentas. Tirando hilos de los contactos de SPS y autoridades conseguimos un trato. El clon sería desterrado de Bok, se le daría una identidad falsa, dinero que puse yo del seguro de vida de Menêa, que en paz descanse, y contactaría conmigo o Laura una vez cada semana para evitar posibilidades de que el protocolo de eliminar a SPS se activara cerca nuestro o sin saberlo nosotros.
Manolo, el clon, me pidió una cosa más, permiso para abrir un Bar Manolo en otro sistema y permiso para hacerlo también un prostíbulo, yo se lo di, al igual que las gracias por cuidar a mi hija y el bar este tiempo. También en su honor se ha creado el menú clon, dónde se servirán 4 tapas exactamente iguales y 4 cervezas por 20 créditos y estará disponible en ambos Bar Manolo.”

A penas minutos después el Manolo clon partía hacia otro sistema, el cual no ha querido anunciar aún.