Comiéndose sus palabras

El controvertido chef Oliver Gordon fue humillado ayer cuando perdió su batalla legal sobre la marca “PanGalactic”. El cordon bleu fue obligado a cerrar su restaurante para poder abordar los crecientes costes legales.
Este caso comenzó cuando Pan Galactic Mining Corp emitió una denuncia reclamando que Gordon cambiase el nombre su restaurante “PanGalactic” e hiciese frente al pago de los perjuicios causados al infringir la propiedad intelectual.
Un portavoz de Pan Galactic Mining Corp realizó las siguientes declaraciones a la prensa:
“Pan Galactic Mining Corp tiene derecho a defender su marca, aunque nos decepciona que el Chef Gordon no haya aceptado nuestra oferta de convertirse en nuestro socio de catering preferido”.
Estas declaraciones han sido respondidas por Gordon de una colorida manera:
“Soy el mayor chef artesano de la galaxia y no voy a degradar mi arte por nadie. Antes preferiría comer un perrito caliente impreso que trabajar para Pan Galactic haciendo sandwiches para seminarios de negocios”.
Comandante Matzov y Comandante Gan
Zaonce Market Circular | Interstellar Press

A %d blogueros les gusta esto: