[SBM] El Beerpong deporte nacional de Putas

Si han salido por las estaciones o asentamientos habrán visto como el tema de conversación más común es el Beerpong. Desde la redacción hemos ido a ver el motivo de tal revuelo.

Llegamos al Bar sobre las 7 hora local, había algo de gente, pero no una barbaridad; el entreno aún no había empezado. Pedimos una cerveza y nos sentamos a conversar. Pronto apareció Manolo y nos ofreció una tapa del menú gratis, cortesía de la casa. Unos diez minutos después uno de los robots cogió y empezó a llenar vasos de cerveza y dejarlos en la mesa de Ping Pong del bar; esto estaba a punto de empezar.

Durante esos diez minutos habíamos estado comentando las noticias de actualidad, así como hablado sobre el retraso del análisis del diario de Barol. Sin darnos cuenta, el bar se había llenado casi entero, con parejas, amigos y, sobretodo, maridos y mujeres sin su “otra mitad”.

Ahí nos dimos cuenta de algo; no era tan popular por el deporte en sí, el tener un motivo para ir al bar a beber tenía mucho peso en el éxito del equipo. Durante el rato que estuvimos 16 robots sufrieron daños por sobrecalentamiento; por suerte Manolo siempre tiene varios más preparados así como camareros humanos, mucho más fiables.

Tras nuestra tercera cerveza sonaron trompetas; ya entraban: “Con el número 1; Tom Ermett!. Con el número 2 Tiaga Remik! Con el número 3 y 4 Mira y Dira Wemm! Con el número 5, y absténgase de juegos de palabras, Mateo Emino! y finalmente, la capitana, Figje!”
Una entrada que nos recordó a la NBA de la antigua Tierra.

Los competidores se pusieron a jugar y el nivel fue palpable, ¡que pasada! Las cervezas corrían como agua y la gente se lo estaba pasando en grande animando y creando cánticos.

Fue entonces cuando la magia surgió; el equipo ya tenía un nombre, los aficionados lo habían cantado toda la noche, probablemente venía de hace días. Los llamaban los Children of Putas o, en Castellano, Hijos de Putas. Un gran nombre, sobretodo teniendo en cuenta que 3 de los 6 miembros son, realmente, hijos de alguna prostituta reacatada por el Maestro Cervecero Tové Klano antes de desaparecer en extrañas circunstancias hace 20 años.

Bien pues ahí está el motivo; la cerveza, siempre es la cerveza cuando se trata de SBM. Si quieren beber bien, comer bien y pasarlo bien, vengan a cualquier entreno de este equipazo; los hijos de Putas.

 

A %d blogueros les gusta esto: