Ángel de la guarda

La semana pasada, la galaxia fue testigo de un rescate realmente audaz.
Mientras regresaba de Beagle Point, el comandante Felix Macedonica se encontró sin suficiente germanio para sintetizar una inyección de FSD y continuar su viaje a casa. Felix estaba verdaderamente en apuros frente a la elección de pasar el resto de su vida a 65.000 años luz de casa o destruir a su amado Lakon Type-6E y lanzarse en la cápsula de escape de vuelta a la civilización.
En ese momento, el Comandante Chiggy Vonrictofen estaba explorando el sector Zunou. Cuando Chiggy captó una débil señal sub-éter de socorro, rápidamente estableció una conexión privada con Félix antes de evaluar el sistema en busca de cinturones de asteroides y planetas anillados que potencialmente pudieran producir germanio. Luego partió hacia Colonia para instalar un láser minero y un tanque de combustible más grande.
Con su nave debidamente equipada, Chiggy procedió a cubrir los primeros 30.000 años luz de Jaques en menos de 13 horas, un espectro de velocidad y propósito. Finalmente llegó menos de 48 horas desde que recibió la primera transmisión de Félix, parando solo para dormir.
La pareja viajó hasta el cinturón más cercano y Chiggy puso en marcha el láser minero mientras Félix observaba el escáner. Níquel, hierro, azufre, manganeso, fósforo – los elementos seguían viniendo, pero no el que necesitaban.
Comenzaba a palparse la desesperación. Entonces apareció, una palabra que trajo consigo una cascada de emociones: germanio. Félix se abalanzó y aseguró su libertad.
“Los esfuerzos de Chiggy me han dejado sin palabras”, dijo Felix. “Su perseverancia demuestra que el indomable espíritu humano no tiene límites.”
Comandante Mad Billy
Instituto para la Exploración e Investigación Galáctica

A %d blogueros les gusta esto: